jueves, 25 de junio de 2015

Brohl (Treis-Kardens)

El camino a casa de Andreas en subida fue duro al principio, faltando un kilómetro se puso peor. Una nube negra se ensañó con nosotros, comenzaron a caer baldes de agua y quedamos totalmente mojados ya que no había ningún árbol cerca. Las mochilas y la protección contra la lluvia funcionaron bien pero nosotros quedamos al borde del resfrío con el agua fresca.
Llegamos de Andreas y fue muy cómico porque nos dejó papelitos pegados por todos lados, la casa decía ACÁ!, en el horno: Comida!, en la heladera: Cervezas!, en la cervezas: más cervezas en el sótano!, en una puerta: dormitorio! Un genio! 
Así que nos sacamos la ropa mojada, nos dimos una ducha de agua caliente, preparamos mate (Andreas tenía cachamate y bombilla!) y calentamos la comida. ¡Cuánto valor se le da a las simples necesidades cotidianas cuando las recuperás! Una mesa, un baño, comida caliente,...
Andreas llegó más tarde y compartimos una cerveza y nos comentó que al otro día saldríamos a visitar la zona. El vive solo con sus 7 gatos y dos erizos que lo visitan al caer el sol, es un especialista en idiomas y habla excelente español, inglés, catalán, hebreo y alemán por supuesto. A cada gato le habla en su idioma!
Por la mañana salimos a un típico y auténtico Schloss (castillo), llegamos al Castillo Thurant y desde su torre se podía observar el Río Mosela con las terrazas de viñedos sobre las montañas. El castillo fue totalmente reconstruido y como siempre acotaba Andreas: los espíritus ya se han ido!, luego fuimos a un pequeño pueblo llamado Münstermaifeld (papista dijo Andreas) antiquísimo y muy bien conservado donde el obispo se ocupaba de cobrar los impuestos para la antigua ciudad de Treveris, la visita siguió al lago Laacher que es el cráter de un volcán de hace 13000 años atrás y luego caminamos hasta a la Abadía de María de Laach.

En la Abadía encontré parte de una historia que siempre me preguntaba de chico. La pregunta que me hacia es sobre cómo evolucionó en los últimos 2000 años la misa (Liturgia).
En la cripta de la Abadía María de Laach se celebró la primer misa como la conocemos actualmente. Odo Casel fue el responsable del "Movimiento litúrgico" (Liturgische Bewegung) vivió en la Abadía y propuso fervientemente el cambio de las Misas Tridentinas (las de espaldas y en latín que se celebraron desde 1570 a 1962!!!). En 1922 en una pequeña capillita que estuvimos arrodillados con Kike, se celebró la primer misa como la conocemos e influyó para que el Concilio Vaticano II realice los cambios.

Andreas dijo: les falta ver un poco de Nacionalismo Alemán! Y condujo hacia Koblenz.
Caminamos hasta la "esquina alemana" como la llaman aquí, el Río Mosela se unía al Rhin observados por la estatua ecuestre de Guillermo I y Germania. 

Cuando Patrick Leigh Fermor en 1933 llegó a este punto describió de esta forma el lugar: 

"...Un promontorio parecido a una plancha de hierro se internaba en el río, y en la punta, sobre un pedestal, se alzaba la colosal estatua de bronce del káiser Guillermo I, remontándose en el aire entre los gorriones y las gaviotas...."

"....¡El Mosela! Yo sabía que aquel meandro que viraba bruscamente bajo los puentes y se perdía de vista era el último tramo de un largo valle de la mayor importancia y belleza. Una gaviota que volara río arriba vería a lo largo de muchos kilómetros serpenteantes terrazas de viñedos y, si lo deseara, descendería para penetrar por las grandes puertas negras romanas de Trier, sobrevolaría el anfiteatro y cruzaría la frontera con la región francesa de Lorena. Rozando las veletas de la antigua ciudad merovingia de Metz, se instalaría entre las rocas de los Vosgos, donde nace el río. Por un momento sentí la tentación de seguir esa ruta, pero entonces iría hacia el oeste, y así jamás llegaría a Constantinopla...."

La estatua ecuestre fue totalmente destruida por los franceses en 1945 y recién con la caída del muro se colocó un modelo similar de la estatua del Kaiser.
Andreas con su irónico humor comentó: esta es el mejor ejemplo de erotismo Alemán! Un río que tiene artículo masculino (Der Rhine: El Rhin) junto a otro río que tiene artículo femenino (Die Mosela: La Mosela) vistos por los dos voyeuristas mas famosos se Alemania: Germanía y Guillermo I
Nos invitó un kebab y los turcos que atendían nos preguntaron de donde éramos y Andreas les contó: enseguida hablaron de Maradona, Messi y el Che Guevara. Uno de ellos me mostró que se le ponían los pelos de punta al hablar del Che Guevara. 
A la vuelta a Brohl pensaba lo buen anfitrión que había sido Andreas, lo relajado que estuvo y todo lo que habíamos aprendido junto a el, no solo de las excursiones sino de como debe comportarse uno al recibir invitados en su casa. Terminamos la noche probando un típico vino blanco a Riesling del Mosela con un queso Brie y hablando de viajes futuros.
Gracias Andreas por todo: te espero nuevamente por Argentina y suerte en tu próximo viaje!



Vista del Río Mosela desde el castillo Thurant 







Cripta donde se celebró la primer misa como se celebra actualmente








Todas las tardes cuando el sol cae llegan dos erizos a comer la comida de los gatos!



6 comentarios:

  1. No sé si salió mi mensaje anterior porque no había iniciado sesión. Igualmente les repito que conocí su blog hoy y es realmente interesante. La manera en que relatan este viaje siguiendo el libro, maravillosos los paisajes que están recorriendo y la hospitalidad de las personas que los reciben. Los leo! Saludos Paula.

    ResponderEliminar
  2. El relato del trato que les dispensan las personas que los alojan, su dicción en el relato, es una ráfaga de aire fresco que hace tiempo no percibía en mis lecturas. Buén viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mario, Usted es un caballero. Simplemente escribo lo que nos pasa. Gracias! Me alienta a continuar.

      Eliminar
  3. Me encanto! buena suerte y buen viaje de parte de parte de una nueva e inspirada lectora :) saludos desde República Dominicana!

    ResponderEliminar